Tarjeta Azul


Leave a comment

Jornada 5: ¡Llegó Alemania!

ThomasMuller

 

¡Intensa jornada de lunes! En el primer partido, Alemania ganó con ferocidad ante Portugal mientras que en el Irán vs Nigeria se dio el primer empate de la competencia. En el último partido de la jornada, dio otra satisfacción a CONCACAF, cuando Estados Unidos se alzó con la victoria.

Y ¡Hoy fue el esperado debut de la selección Alemana! Los teutones forman parte de la lista de favoritos para hacerse con la Copa del Mundo, pero con los sorpresivos resultados que se han dado hasta ahora, el primer partido era esencial para confirmar el puesto. Y no decepcionó. Los alemanes arrollaron con ferocidad a los portugueses. Thomas Müller, el jugador del partido, no sólo marcó un Hattrick, sino que fue elemento principal en jugadas y accionar del equipo alemán. Una parte clave del juego fue la expulsión para Portugal de Pepe, por provocación y cabezazo a Müller. Sin duda, este país europeo pinta para al menos llegar a semifinales. Marcador final: Alemania 4 Portugal 0.

Del Irán vs Nigera no hay mucho que decir realmente. El primer empate de la justa mundialista, que terminó a ceros. Argentina parece tener un grupo fácil, Bosnia se empieza a perfilar para obtener el segundo boleto del grupo F.

El último partido de la jornada: Estados Unidos vs Ghana. El conjunto de las barras y las estrellas empezó con pie derecho el juego, al anotar su primer gol a los treinta segundos del encuentro. Fue un duelo parejo pero con una leve ventaja para los norteamericanos. Ghana anotó pero a los pocos minutos cayó el segundo gol de los estadounidenses. Marcador final: EUA 2 Ghana 1.

Así termina la Jornada 5. Dejo una pregunta: ¿Ha superado la CONCACAF las expectativas para este mundial? Con tres de cuatro posibles victorias en sus equipos y mostrando un fútbol convincente. ¿Ha subido el nivel de selecciones?

Advertisements


Leave a comment

Brasil, fútbol y protestas… Víspera del mundial.

Protestas

 

En víspera de la inauguración de Brasil 2014 nos encontramos sumidos ante un mundial empapado de tintes políticos. Las protestas en las calles llaman más la atención que los equipos nacionales así como las declaraciones de fuentes oficiales brasileñas van referidas hacia la polémica social que ocurre en estos momentos en la sede mundialista. Sin duda es un panorama diferente a otros mundiales, por lo que ha acaparado incluso la atención de aquellas personas que no siguen el fútbol.

Brasil ha anunciado que llevarán a las calles a 150.000 agentes policíacos durante el transcurso de la Copa Mundial. Todo esto para proteger a las selecciones, aficionados y mismos ciudadanos de las protestas sociales. Si lo comparamos a la sede previa, Sudáfrica, el número de seguridad se incrementó considerablemente, ya que el país Africano destinó 53.000 cuerpos de seguridad para el mundial.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff asegura que las críticas hacia su gobierno por los preparativos mundialistas han sido excesivas. Asegura el no entender porqué la gente no está feliz ante la posibilidad de vivir una Copa Mundial en directo. También en su discurso incluye el potencial económico de Brasil así como el excesivo dinero que tienen en reservas. Un discurso que dista mucho del mayor evento y mira más hacia Octubre, el mes de reelecciones políticas…

Para muchos es inconcebible la situación actual. Estadios sin terminar, líneas de metro y aeropuertos. Eso sin contar la terrible situación de pobreza extrema que muchos brasileños atraviesan. Puede que Dilma Rousseff afirme que su país se encuentra en plena bonanza pero ¿No se mide el éxito de una nación en su bienestar social? Con el 72% de ciudadanos en desacuerdo con la justa mundial, sin duda el gobierno de Rousseff tiene un largo camino que recorrer si quiere volver a hacerse de la victoria en la elección presidencial.

Sin duda una poderosa cura para el gobierno del país sudamericano sería que Brasil fuera campeón mundial. Tal vez así no se acentuaría tanto que aunque el presupuesto inicial para estadios era el equivalente a 1.300 millones de dólares la cuenta ahora asciende a 3.100 millones de dólares. Pero no se ve tan factible, en definitiva los brasileños están más al tanto de la justicia social que merecen, además de que quedan pendientes los saldos que esta copa dejará, siguiendo el proceso para Río 2016. ¡Buena suerte, Brasil! De corazón.